¿A quién dirigirse?

Cuando lo esté dejando, si ve que flaquea ¡no se asuste! En su lugar, pida ayuda.

Incluso aunque esté muy bien preparado, durante el proceso de dejar de fumar pasará por momentos muy difíciles. Le podrá apetecer un cigarrillo y sentir que está a punto de ceder, pero recuerde que es lo suficientemente fuerte como para vencer ese deseo. Tiene a su disposición un montón de herramientas y cuenta con un montón de personas que podrán ayudarle.

Tener con quien contar puede ser fundamental a la hora de superar los momentos más complicados. Ya sea un familiar, un amigo o cualquier persona con la que mantenga un contacto periódico, que sepa que está intentando dejar de fumar, podrá ayudarle a seguir el camino. Basta con establecer un sistema para que esa persona pueda intervenir oportunamente cuando lo necesite.

Escoja su propio grupo de ayuda

Ponga a sus familiares y amigos al corriente de la situación. Explíqueles por qué quiere dejar de fumar y lo que representa para usted. Pídales que intenten estar preparados para cuando les pida ayuda. Cuanto mayor sea ese grupo de ayuda, más gente tendrá a quien llamar.

Manténgales al corriente

A veces, la gente que le rodea puede ayudarle a lograr el éxito, especialmente si conocen los hechos y están debidamente preparados.

Utilice una palabra en clave

Deberá ser una palabra sencilla y con significado. Revele la palabra a sus amigos y dígales lo que tienen que hacer cuando la pronuncie. Puede ser cualquier cosa - por ejemplo, 'ansiedad' - lo importante es que sus amigos le ayuden a no flaquear cuando la escuchen.

Pulse el botón de emergencia

Ese botón puede ser cualquier cosa: su teléfono móvil, su cuenta de correo electrónico, su página de Facebook o incluso su boca. Cualquier medio es bueno para pedir ayuda.

Muéstreles su compromiso

Puede ser una nota, una grabación de audio o un vídeo. Ellos comprenderán lo que eso significa para usted y podrán ayudarle aún más. Si ven que tiene deseos de fumar, podrán leerle o reproducirle el mensaje para que no se rinda.
Llámeles si tiene una recaída.
Si se ha fumado un cigarrillo, no quiere decir que haya fracasado en el intento. Llame a algún amigo del grupo de ayuda y cuénteselo. Comentarlo puede evitar un error similar en el futuro y puede que a su amigo se le ocurra algún otro modo de ayudarle.

Ayúdese a sí mismo

Existen varias aplicaciones online que pueden proporcionarle un apoyo similar al de un compañero para dejar de fumar. Además de algunos juegos para distraerse de la ansiedad, hay un rastreador de tentaciones y algunos consejos que le ayudarán a superar los momentos más difíciles, por lo que nunca estará solo.

 

Puede que en algún momento de pánico necesite la ayuda de sus amigos. Si eso le ayuda a seguir con su plan, no dude en llamarles.

Artículos relacionados

Los amigos se ayudan entre sí para dejar de fumar

Dejar de fumar no es fácil, así que si tiene un amigo o familiar que lo esté intentando, anímele todo lo posible pues eso podría marcar la diferencia.
Haga clic aquí

Dejar de fumar, ¿solo o acompañado?

Sea cual sea su planteamiento para dejar de fumar, por su cuenta o con algún amigo, lo importante es que escoja el que mejor le funcione y que siga intentándolo, incluso aunque se equivoque.
Haga clic aquí

Sección no susceptible de revisión por la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios.
X