Engañar a la ansiedad

Si ha intentado dejar de fumar en alguna ocasión, sabrá que el hábito de fumar también es psicológico, por lo que necesitará hacer uso de algunos trucos. Si echa de menos la sensación de tener un cigarrillo en la boca, de sostener algo en la mano, o simplemente el hecho de socializar con otros fumadores, resulta útil distraerse con alguna otra cosa durante unos 15 minutos para evitar rendirse. A continuación le proponemos algunas ideas.

Respire

Siéntese con la espalda recta, relájese y respire profundamente por la nariz y luego exhale por la boca, mientras cuenta hasta cinco. Cuando piense en fumar, respire así durante unos minutos. Sencillo pero eficaz.

Manténgase en forma

Si normalmente sale a la calle para fumar, aproveche esos minutos para dar una vuelta a la manzana en su lugar.
Es asombroso lo que se puede observar, cuando se presta atención.

Fomente la espiritualidad

Éste podría ser un momento excelente para practicar la meditación. Además de ser un buen método de auto-ayuda, se puede practicar en cualquier lugar.

Comuníquese

Con sus amigos o compañeros de trabajo. Puede parecer demasiado simple, pero charlar un rato le ayudará a romper la rutina y le mantendrá alejado del tabaco. Puede hacerlo online, actualizando su página de Facebook o su cuenta de Twitter. A sus amigos siempre les alegrará tener noticias suyas.

Entrene la mente

utilizando algunos de los miles de juegos y aplicaciones que hay disponibles.
Si se descuida, hasta podrá estar distraído durante un buen rato. Haga crucigramas o sudokus, de este modo se mantendrá ocupado y al mismo tiempo desarrollará el potencial de su mente.

Simplifique las compras

Organícese para hacer la compra semanalmente o realice sus compras de libros o DVD online. Pida que le lleven la compra a domicilio para no pasar por las tiendas, donde podría tener la tentación de comprar tabaco.

Compre un regalo

para ese cumpleaños que se acerca. Distráigase comprando esa tarjeta o regalo del que todo el mundo se olvida; recuerde que el detalle es lo que cuenta.

Navegue por la red

Aprovéchese de la gran cantidad de información que hay disponible en la red, por ejemplo, buscando la respuesta a algo que siempre haya querido saber.

Manténgase al día

leyendo la portada de su periódico preferido, ya sea online o de la manera tradicional.

Organice una salida al cine

viendo los últimos trailers online.

Mantenga sus oídos abiertos

Existen podcasts, audio-libros, programas de radio y descargas de música, con los que distraerse durante algunos minutos.

Busque un libro con capítulos cortos

y lea solamente uno para distraerse de la ansiedad.
Como alternativa, puede leer una novela gráfica o una revista.

Planifique algo que merezca la pena

Piense en esas vacaciones que siempre ha querido, en una boda o un cumpleaños próximo, o incluso en un fin de semana, y disfrute viviendo el futuro por unos momentos.

Banco

Revise su saldo online, organice los pagos o simplemente calcule cuánto se va a ahorrar en tabaco.

Haga una lista

de cosas que tenga que recordar. Una distracción muy útil puede ser escribir listas de la compra, recordatorios, una lista de invitados para una fiesta o incluso una lista de deseos.

Céntrese en el trabajo

Sin el tabaco, podrá centrarse mejor en sus tareas cotidianas y se mantendrá ocupado.

Mantenga unos hábitos sanos de alimentación

Beba más agua o infusiones y sustituya el picoteo entre horas por fruta, cereales o frutos secos.

Concédase algún capricho

Permitirse algunos pequeños lujos es una sana costumbre. Si le gusta el chocolate, no le perjudicará tomar un poco una o dos veces a la semana y esto podría ayudarle a dejar algunos cigarrillos.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo podría distraerse de la adicción psicológica al tabaco. Realmente, es una cuestión personal y no existe una manera correcta o equivocada de hacerlo.

Utilizar algunos trucos para distraerse de la ansiedad psicológica puede ser tan importante como tratar la dependencia física de la nicotina.

Artículos relacionados

Ponga su compromiso por escrito

Cuando se haya prometido a sí mismo dejar de fumar, recordar esa promesa le ayudará a mantenerla.
Haga clic aquí

Haga un cambio doblemente positivo

Sustituir el tabaco por un hábito saludable hace que con un sólo cambio se consigan dos cambios positivos, lo que además podría ayudarle a centrar sus esfuerzos en el objetivo.
Haga clic aquí

Sección no susceptible de revisión por la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios.
X